Códex: La comunicación intercultural

Hace poco tuve la oportunidad de participar en el curso gli elementi essenziali del percorso biennale dell’accordo di integrazione que formaba parte de un proyecto global de la Región Lazio para la integración lingüística y social de extranjeros presentes en el territorio. En pocas palabras el acuerdo de integración es un pacto entre el migrante que llega a Italia y el estado italiano, en el que el primero se compromete a aprender el idioma, conocer la cultura y adoptar los principios cívicos del país con el objetivo de obtener el permiso de residencia (permesso di soggiorno). Una de las sesiones de dicho curso se centró en la mediación cultural y la comunicación intercultural, haciendo referencia al siguiente libro:

la comunicazione interculturale

LA COMUNICAZIONE INTERCULTURALE

Autor: Paolo E. Balboni

Destinatarios: todo el público interesado y, especialmente, aquello que trabajen con población inmigrante

Editorial: Marsilio

Año de publicación: 2007

Precio orientativo: 9,90€

Disponible en italiano

                                                                                                

El texto: la primera edición (“Parole comuni, culture diverse“) era la publicación de un estudio de tesis relacionado con la comunicación intercultural y estaba dirigida para un público concreto (asistentes sociales, mediadores culturales, psicólogos, educadores, … que trabajasen con población inmigrante). La edición actual recoge los puntos principales de la versión original, con un lenguaje más ameno y destinado al público en general. El texto está dividido en varios puntos, que vienen estructurados desde una perspectiva teórica y con distintos casos prácticos:

  • La competencia comunicativa: ¿qué es la comunicación?
  • Los problemas de comunicación debidos a los valores culturales: el tiempo, el público/privado, la jerarquía/respeto/status, la familia, la honestidad/lealtad/dejar hacer, las metáforas
  • Los instrumentos de la comunicación no verbal: gestos y expresiones, el cuerpo, el vestuario y los objetos
  • Problemas interculturales vinculados al idioma
  • Eventos comunicativos: llamadas telefónicas, reuniones de trabajo, el monólogo, fiestas
  • No se puede enseñar la comunicación intercultural

El único “pero” es, quizás, la confusión que a veces presentar el escritor al referirse a la cultura española. En algunos párrafos se confunden la cultura española con la argentina o la cubana y otras veces la equipara a la cultura italiana, por eso de ser del Mediterráneo. Sin embargo deberíamos considerar que cada país, independientemente del uso del mismo idioma, tiene su propia cultura y sería un error asemejar la cultura española con la cultura argentina o la cultura italiana por el mero hecho de compartir idioma o posición geográfica.

En resumen: si te interesa saber por qué deberías preocuparte cuando una persona de cultura asiática te sonríe y calla o por qué, si eres hombre, nunca deberías de mirar una mujer directamente a los ojos en Turquía (o hacerlo cuando estás en China) o por qué no deberías regalar un  reloj a una persona que venga de China, éste es tu libro. Para nosotros, que trabajamos con población inmigrante continuamente, es fundamental conocer las pequeñas reglas no dichas que marcan cada cultura no sólo para poder relacionarnos mejor, si no también para entender que muchos de nuestros hábitos de vida vienen dados por la cultura y que cambiar esos hábitos puede ser difícil.

El párrafo:

Entrare in una prospettiva interculturale non significa abbandonare i propri valori e far propri quelli del luogo in cui si “espatria” […]: significa

  • conoscere gli altri;
  • tollerare le differenze almeno fino a quando non entrano nella sfera dell’immoralità che, secondo i nostri standard, non intendiamo accettare;
  • rispettare le differenze che non ci pongono problemi morali ma che rimandano solo alle diverse storie delle varie culture;
  • accettare il fatto che alcuni modelli culturali degli altri possono essere migliori dei nostri e, in questo caso,
  • mettere in discussione i modelli culturali con cui siamo cresciuti.

Entrar en una perspectiva intercultural no significa abandonar los propios valores y hacer propios aquellos del lugar en el que se “expatria” […]: significa

  • conocer a los demás;
  • tolerar las diferencias, al menos hasta que no entran en la esfera de la inmoralidad que, de acuerdo a nuestros standars, no tenemos intención de aceptar;
  • respetar las diferencias que no nos resultan un problema moral pero que se refieren solo a teorías diferentes de distintas culturas;
  • aceptar el hecho de que algunos modelos culturales de los otros pueden ser mejores que los nuestros y, en este caso,
  • meter en discusión los modelos culturales en los que hemos crecido.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *