2014

El 2014 fue el año…

  • de la confusión,
  • del perder los papeles. Muchas veces.
  • del sentirse desorientado,
  • de intuir las consecuencias de la tristeza,
  • de la pérdida. Humana, en el que Ella se fue; en el que dejé a alguien que me había acompañado una parte del camino; el año en el que me perdí a mi misma. Física, en el que me robaron la Panda. En el que me robaron los recuerdos. Profesional, en el que ya no sabía por qué hacía lo que hacía.
  • del re-encuentro. En el que nos dimos cuenta de que valía la pena seguir porque Ellos seguían ahí, con sus barbacoas y sus juegos de mesa, dibujando estrellas por todas partes.
  • del dejarse abrazar. Del dejarse sostener. Del pedir ayuda. El año en el que regalé cosasparaserfelizcomounaperdiz y en el que la misma persona me regaló lo mejor que puede regalarse: el decir “yo siempre estaré aquí”.
  • en el que me di cuenta de que no todos pueden ser salvados,
  • de los viajes improvisados y de conducir más de 2000 km. con canciones, llamadas, calor, sueño.
  • del ser consciente de la vulnerabilidad de la vida y del empezar a tomarse algunas cosas en serio.
  • de cantar a grito pelao en un coche nuevo.
  • del no saber si volvería a verte. Del no saber si querría volver a verte. De los mensajes escritos en noches de luna llena. De las declaraciones de amor que se mandan cuando tú no estabas solo. Del no saber qué sería de nosotros. Del intuir que podría no existir nunca más un nosotros.
  • de los besos. De los besos al amanecer en un coche prestado, de los besos acompañados de una botella de vino blanco, de los besos en días de lluvia sabiendo que serían los últimos, de los besos robados a quien duerme abrazándote.

Fue el año de luces y sombras. Fue terrible aquel año. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *