Emergenza Nord-Africa: Inicio y Conclusión (I)

Desde hace algo más de un año, trabajo en una comunidad educativa que forma parte  junto a otras estructuras del dispositivo creado por el  Gobierno Italiano para la gestión de la “Emergenza Nord-Africa“. En otros post abordaré qué ha supuesto trabajar dentro de este proyecto y cuáles pueden ser las perspectivas futuras.

Por hoy, os dejo con una breve traducción que hace la Protezione Civile italiana de la Emergenza Nord-Africa y algunas preguntas que, como todos los que hemos trabajado en este ámbito, alguna vez me he hecho sobre la conclusión de la Emergenza.

La activación del sistema nacional de protección civil

El 12 de febrero del 2011 se declaró el estado de emergencia humanitaria en el territorio nacional (italiano) debido al excepcional flujo de ciudadanos provenientes de los países del norte de África, situación que fue aún más compleja debido al conflicto en curso en Libia y a la evolución de las estructuras político-sociales en los países de la zona del Magreb y en Egipto.

En la reunión del 6 de abril, el grupo de control de la Conferenza Unificata, creado (ad hoc) para esta emergencia, pidió la intervención del Sistema Nacional de Protección Civil para planificar y gestionar la acogida, fuera de los prófugos como de los inmigrantes, llegados desde el 1 de enero al 5 de abril de los países del norte de África que poseyeran el permesso temporaneo di soggiorno y hubiesen pedido asilo.

En base a esta orden, el Departamento de la Protección Civil activó una mesa de trabajo con las Direcciones de Protección Civil regionales, los representantes del UPI (- Unione delle Province d’Italia – Unión de las Provincias de Italia) y el ANCI (Associazione Nazionale dei Comuni Italiani – Asociación Nacional de Municipios Italianos), que se reunió en los días 7 a 12 de abril para definir la modalidad de implicación de las administraciones regionales y locales.

La mesa de trabajo predispuso un plano para la gestión de la acogida de inmigrantes que preveía para cada Región distintas fases de actuación que tuvieran en cuenta las asignaciones ya realizadas, para garantizar en cada fase una distribución equilibrada en el territorio nacional.

[…]

Con el Decreto del Presidente del Consejo de Ministros del 6 de Octubre de 2011, se prorrogó al 31 de diciembre de 2012 el estado de emergencia, vinculado al flujo excepcional de ciudadanos del Norte de África.

——————-

Ahora bien, el Decreto del Presidente del Consejo de Ministros del 6 de Octubre de 2011 no precisaba qué pasaría después del 31 de diciembre de 2012. Inevitablemente en las estructuras de acogida los gestores se hicieron preguntas:

¿Cómo seguir manteniendo no sólo a aquellos que ya tenían aprobado el asilo político sino también a aquellos que estaban en espera del mismo o que incluso les había sido denegado y estaban esperando la resolución del recurso? ¿A familias que huían de una guerra y que en el tiempo que llevaban en la estructura habían tenido hijos nacidos en territorio italiano?  ¿Cómo ayudarles cuando la mayoría aún tenía serías dificultades con la lengua italiana y ni siquiera tenían los estudios primarios? ¿Llegaría otra prórroga? ¿Permesso di soggiorno y asilo político para todos? ¿Más ayudas económicas para las estructuras con la crisis y los recortes que se estaban viviendo en Italia? ¿Ayudarles a encontrar trabajo cuando en tu permesso di soggiorno está escrito claramente “permiso no válido para trabajar“?

Todo esto por no hablar de los escándalos que aparecían cotidianamente en los medios de información más importantes del país sobre la gestión que se hacía de las ayudas económicas que el gobierno había destinado a algunas estructuras y cómo había sido el trato en las susodichas de los inmigrantes “asignados” a las mismas.

Y claro, delante de este panorama, cada estructura desarrolló sus propias soluciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *