Códex: vagabonding

banner-fajalaucritico

El otro día tuve la oportunidad de dar una vuelta por la Galleria Alberto Sordi (Galleria Colonna), en Roma, y vivir la fantástica arquitectura de la libreria Feltrinelli, construida en el mismísimo centro de la Galleria. En ese paseo enriquecedor, me topé con un libro que me atrajo por su título: “Vagabonding. L’arte di girare il mondo“, de Rolf Potts.

Debo aclarar antes de empezar la reseña que, normalmente, huyo de las guías de viaje y de todos los libros que guardan relación con el concepto de viajar. Personalmente, creo que un viaje es algo que se vive y no se lee y, en el caso de necesitar verdaderamente cualquier tipo de información, ya tenemos internet, donde podemos encontrar de todo y bastante actualizado.

Sin embargo, decidí darle una oportunidad a este libro porque me pareció (y no me equivoqué) que iba más allá de ser una “guía de viajes”.

L'arte di girare il mondo

VAGABONDING. L’arte di girare il mondo.

Autor: Rolf Potts.

Destinatarios: todo el público interesado.

Editorial: Ponte alle Grazie

Año de publicación: 2003

Precio orientativo: 13,00€

Disponible en inglés e italiano

Cuándo: compré este libro en una época de mucho trabajo y menos tiempo libre. Hacía días que trabajaba sin parar, revisando legislaciones, decretos, normativas y manuales infinitos sobre pautas educativas y acogida de menores en Italia. La biblioteca que me traje a Italia es bastante pequeña (ya conocemos los precios por el sobrepeso de las compañías aéreas) y necesitaba urgentemente leer algo que no tuviera relación con el trabajo, algo que me permitiera distraer la mente y me divirtiera al mismo tiempo. Y ahí estaba el vagabonding.

El título: descubrí el significado italiano del verbo vagabundear en una prisión en Eslovenia, cuando conocí un tipo italiano que trabajaba como educador allí y que decía que, antes de trabajar como educador, había vagabundeado por toda Europa. Como a cualquier español con un mínimo de conocimientos lingüísticos, me dio muy mala impresión cuando habló sobre el vagabundeo. Afortunadamente, iba bien acompañada de un grupo de italianos que rápidamente me hicieron entender qué significaba vagabundear en su lengua. Más información sobre el significado de la palabra (y otras historias) aquí.

El texto: Rolf Potts a través de las palabras de Walt Withman y las reflexiones de algunos viajeros, nos hace replantearnos el modelo de vida diaria que llevamos en base a una línea de pensamiento trabajar para vivir y no vivir para trabajar. A través de las reflexiones, nos hace entender que viajar es más fácil de lo que imaginamos y que, en realidad, la mayor parte de las veces no lo hacemos debido a un sesgo cognitivo propio que a la realidad, además de hacernos sujetos actores del viaje (la mayor parte de las veces no viajamos para conocer, viajamos para dejar algo a los demás). Y para aliñar el texto, utiliza una serie de enlaces a distintas webs que nos ayudan a planificar ese viaje que no tenemos nunca tiempo de hacer. ¿Lo mejor? Que da a entender que no hace falta alejarse más de 2 km. de nuestra comodidad cotidiana para conocer algo nuevo y sorprendernos.

En resumen: un texto recomendado para todas aquellas personas que aman viajar y/o tienen ganas de conocer nuevos ambientes. Recomendado para todos aquellos que alguna vez han pensado que viajar es demasiado caro o que es suficiente conocer la ciudad en la que viven porque lo que está más allá es una repetición de su cotidianidad.

El párrafo:

Inizialmente viaggiamo per perderci, poi viaggiamo per ritrovarci. Viaggiamo per aprire il nostro cuore e i nostri occhi e conoscere del mondo più di quello che riesce a stare nei giornali. Viaggiamo per portare quel poco che possiamo – nella nostra conoscenza e ignoranza – a quelle parti del globo le cui ricchezze sono diversamente distribuite. E, in sostanza, viaggiamo per ritornare a essere dei giovani pazzi, per rallentare il tempo, farci ingannare e innamorarci di nuovo (Pico Iyer, Why we travel).

Inicialmente viajamos para perdernos, después viajamos para reencontrarnos. Viajamos para abrir nuestro corazón y nuestros ojos y conocer del mundo más de lo que llega a estar en los periódicos. Viajamos para llevar ese poco que podemos – en nuestro conocimiento e ignorancia – a esas partes del globo cuyas riquezas están distribuidas de otra manera. Y, en sustancia, viajamos para volver a ser jóvenes locos, para enlentecer el tiempo, dejarnos engañar y enamorarnos de nuevo (Pico Iyer, por qué viajamos).

Comments: 2

  1. Pablo says:

    Recuerdame que te pregunte por este tema cuando nos veamos, porque me fascina.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *